Día Mundial de la Alergia Alimentaria: Las respuestas a seis preguntas claves para descubrir si sos alérgico a la lactosa

Según especialistas, las alergias alimentarias provienen de una predisposición genética o problemas en la mucosa intestinal

El 75% de la población mundial padece intolerancia a la lactosa1, sin embargo, está científicamente comprobado que el yogur puede resultar beneficioso para contrarrestar los efectos negativos de aquella afección
El 75% de la población mundial padece intolerancia a la lactosa1, sin embargo, está científicamente comprobado que el yogur puede resultar beneficioso para contrarrestar los efectos negativos de aquella afección

Las alergias alimentarias son una reacción más común de lo que imaginamos y ocurre cuando el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada ante el consumo de un alimento específico, sobre todo cuando reconoce algunas de las proteínas como dañinas y libera químicos como la histamina que causa inflamación para proteger a nuestro organismo.

1-¿Por qué tenemos alergias alimentarias y cómo evitarlas?

Aunque se desconoce una causa exacta para que esto ocurra, los especialistas creen que esto se debe a una predisposición genética o problemas en la mucosa intestinal. La única forma de prevenir una alergia alimentaria es evitando comer el alimento que desencadena esta reacción.

2-¿Cuáles son los alimentos más propensos a causarla?

Los alimentos que más causan alergia son: huevo, pescados y mariscos, frutos secos, frutillas, chocolate.
3-¿La intolerancia a la lactosa es una alergia?

No. Es la incapacidad del intestino para digerir el azúcar de la leche (lactosa) y transformarla en dos azúcares simples: glucosa y galactosa, ambos de fácil absorción para el organismo. Esta incapacidad resulta de la escasez de una enzima presente en el intestino llamada lactasa, que tiene la función de descomponer la lactosa para facilitar su digestión. Algunas personas tienen una menor actividad o deficiencia de lactasa -causa directa de la intolerancia a la lactosa- y esto provoca diversos efectos molestos como dolor abdominal, cólicos, hinchazón de vientre y gases.

Se estima que el 75% de la población mundial padece intolerancia a la lactosa1 en mayor o menor grado.

4-¿Puede el yogur, un alimento lácteo, facilitar la digestión de la lactosa?

La principal recomendación para quienes padecen esta afección tiene que ver con un cambio rotundo en la alimentación: eliminar el consumo de alimentos lácteos; esto puede ocasionar el déficit en la ingesta de nutrientes esenciales como Calcio, Vitamina A y Vitamina D. ¡Pero no es necesario renunciar al yogur! Está científicamente comprobado que el yogur puede resultar beneficioso para contrarrestar los efectos negativos de la intolerancia a la lactosa. El yogur es un alimento que contiene únicamente 4gr de lactosa. Esto se debe a que durante el proceso de fermentación de la leche, los fermentos descomponen la lactosa y la absorben naturalmente. Además, estos microorganismos llegan vivos al intestino y allí contribuyen al proceso de digestión del azúcar natural de la leche, reduciendo las molestias digestivas.

El yogur es un alimento completo, con bajo aporte de lactosa, que gracias a sus fermentos posee un sabor y textura únicos, se puede consumir a cualquier hora de forma diaria y tiene nutrientes como calcio, vitaminas y proteínas, claves para nuestra alimentación. Un yogur al día, con todas sus propiedades saludables, es un gran aliado para promover el correcto funcionamiento y bienestar de nuestro organismo.

5-¿Qué estudios hay que realizarse para determinar si uno tiene intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa requiere un diagnóstico preciso, a tal fin se realizan dos tipos de pruebas de intolerancia a la lactosa: una consiste en la realización de un análisis de sangre, para detectar la presencia de glucosa en sangre antes y después de haber ingerido un preparado que contiene lactosa; y por otro lado la prueba de hidrógeno en el aliento.
6-¿Qué alimentos hay que evitar y qué dieta se recomienda?

En caso de padecer intolerancia a la lactosa, es importante adaptar nuestros hábitos de alimentación y evitar el consumo de leche y quesos. Mantener una alimentación saludable y equilibrada que incluya frutas, verduras, alimentos yogur con probióticos -con beneficios probados para la salud digestiva-, legumbres y cereales, son algunas de las recomendaciones para quienes padecen este tipo de intolerancia alimentaria.

Por Monica Sandler, nutricionista, Health Marketing & Category Relevance Manager, Danone. MN 5551 para Diario La Nacion

 

La Nacion


¿Te gustó la noticia? Compartíla!